Cómo puede modificar su coche para que consuma menos combustible

Con el alto precio de los carburantes, muchos conductores se plantean qué hacer para consumir lo menos posible: usar aditivos, montar otros neumáticos, reprogramar la centralita... pero algunos de estos métodos funcionan y otros no. Le contamos cuáles son los que realmente le ayudarán a ahorrar en combustible. Las marcas de coches no dejan de innovar en busca de tecnologías que consigan reducir al máximo el consumo de carburante. Por eso, mejorarlo es una tarea bastante complicada, aunque no imposible. Es cierto que existen muchos productos que alardean de conseguir disminuir el consumo de combustible, pero sólo los tres sistemas que le contamos acontinuación, logran su objetivo. Especialmente la reprogramación de centralita.

No debemos olvidar, que para consumir el menor combustible posible, las dos primeras cosas que debemos hacer, es realizar el mantenimiento de forma meticulosa y por supuesto, realizar una conducción eficiente.

Qué retocar

Neumáticos ecológicos

-Estos neumáticos ofrecen una menor resistencia a la rodadura, algo que permite que el motor se tenga que esforzar menos para mover el vehículo y que su consumo sea inferior.

- ¿Interesan? Sí. No son más caros que un neumático normal, ofrecen un buen agarre y consiguen reducir el consumo hasta 0,2 l/100 km.

Aditivos para el sistema de inyección

- Qué son: se trata de compuestos químicos que se mezclan con el carburante en el depósito de combustible para eliminar la carbonilla e impurezas del motor y asegurarse de que, al menos, el consumo no aumente.

- Dónde comprarlos: en cualquier centro del automóvil.

- ¿Interesan? Sí, pues se recomienda emplearlos cada 30.000 km, ya que limpian el sistema de alimentación del motor -previenen averías en la inyección, cuyo coste suele ser muy alto; no reducen el consumo pero, al menos, evitan que éste aumente.

Reprogramación electrónica

- Qué es: consiste en reprogramar la centralita electrónica del motor, que es la encargada de controlar el funcionamiento del sistema de inyección, de encendido... Lo más habitual es modificar el sistema de inyección para que use menos carburante o 'adaptar' la repuesta del motor para que, por ejemplo, empuje con más fuerza a bajas revoluciones -de esta manera, no es necesario acelerar tanto y se reduce el consumo-.

También se puede conseguir una disminución del consumo aumentando la potencia -Si lo que se desea, es reducir el consumo, la reprogramación debe ser especifica para dicha finalidad, ya que una programación con la intención de obtener la maxima potencia, no estará realizada de la misma forma- porque, así, para lograr unas mismas prestaciones, el motor se 'esforzará' menos.

- Precio: desde 200 hasta 1.000 euros en función del tipo de reprogramación.

- Dónde hacerla: En ReproRACE disponemos de la tecnologia

- ¿Interesa? Sí, si recorre más de 20.000 km al año y si es un motor turbo, pues el ahorro de consumo se sitúa entre el 8 y el 18% -sólo un 2% en motores atmosféricos diesel-. Por otra parte, no tiene por qué afectar a la fiabilidad y es indetectable, por lo que no tendrá problemas con la garantía de su coche ni al pasar la ITV.

Qué no retocar

Economizadores

- Qué son: la mayoría de estos dispositivos están formados por imanes que 'abrazan' los tubos del sistema de alimentación del motor por donde pasa el combustible para someterlo a un campo magnético que, según sus inventores, "reduce el consumo porque facilita la combustión al modificar el orden químico de las moléculas del carburante".

- ¿Interesan? No. El ADAC publicó un informe con los de las marcas Super FuelMAX, Fuel Saver Pro, EcoTurbo y Ecoflow y ninguno lograba ahorrar carburante. Según expertos consultados, además, sus imanes no están bien aislados y pueden afectar a los circuitos electrónicos del automóvil, provocando fallos en cualquier sistema del coche.

Neumáticos anchos

- Qué son: se trata de instalar unos neumáticos más anchos que los que tu coche lleva de serie simplemente por estética -consulte la ficha técnica para saber cuál es la medida original y cuáles puede montar opcionalmente; si no, no pasará la ITV-.

¿Interesan? No. Incrementan el consumo más de un 3% -3 euros cada 1.000 km-. Además, su coche perderá prestaciones y será más incómodo al tener unos neumáticos con menos perfil -habrá menos distancia entre el suelo y la llanta, de forma que el neumático absorberá peor los baches-. La única ventaja que tienen es que gana agarre en seco pero lo pierde, de forma más notable, en mojado.

Carburante premium

- Qué es: se trata de la gama de gasóleos caros de las diferentes petroleras: Cepsa Óptima, Galp G-Force... Según su publicidad, este tipo de carburante consigue un mejor comportamiento del motor, algo que reduce su consumo -afirman que, con un depósito, llega a realizar 33 km más-.

- Precio: entre 8 y 12 céntimos de euro/litro más caro que el normal.

- ¿Interesa? No. En pruebas realizadas, las diferencias de consumo entre el gasóleo caro y el normal no son apreciables. De hecho, Repsol indica otro tipo de ventajas -mayor duración del motor-, pero no anuncia ahorro de consumo alguno.

Aditivos para carburante

- Qué son: se trata de compuestos químicos que se mezclan con el carburante en el depósito de combustible para mejorar su combustión, reducir las emisiones o evitar la formación de carbonilla en el motor.

- ¿Interesa? No. Según un estudio del club de automovilistas alemán ADAC, no reducen el consumo.

Alerones y spoilers deportivos

- Qué son: instalar grandes alerones o paragolpes de diseño deportivo aumenta la resistencia aerodinámica a alta velocidad y, con ello, el consumo de carburante en carretera.

- ¿Interesan? No. Desde el punto de vista del consumo, son ineficaces; además, recuerde que, si no están homologados, no pasará la ITV.