Analizamos cuáles son las ventajas e inconvenientes de reprogramar tu coche ¿El aumento de potencia del motor afectará al consumo de combustible y a la fiabilidad?. Te contamos cuáles son los problemas que puedes tener al reprogramar la centralita y lo que debes tener en cuenta de cara a la ITV y el seguro ¿Merece la pena?.

La reprogramación de la centralita es una solución habitual para obtener una dosis de potencia adicional de nuestro coche. En la primera parte del articulo te contamos en que consiste y a continuación trataremos de resolver las dudas que pueden surgir antes de realizar esta modificación.

Empezamos con una pregunta de difícil respuesta ¿a través de una reprogramación se puede bajar el consumo de combustible? Sí y no. Hay que ser conscientes de que si tenemos más potencia tendremos un gasto de combustible superior porque de algún sitio tiene que salir. Pero tras la reprogramación se consigue un mayor par a bajas revoluciones por lo que se puede circular en marchas largas más tiempo, algo que beneficia el consumo.

Así que sí, el consumo puede bajar, pero no porque el motor gaste menos, sino porque nos permite realizar una conducción más eficiente porque se necesita recurrir menos a las marchas cortas. En todo aunque se nota algo más en coches turbodiésel, que ya de por sí tienen un par grande a bajas a vueltas, los grandes beneficiados son los vehículos de gran tonelaje, camiones y tractores.

Por supuesto, tener una dosis extra de potencia bajo el pedal derecho puede incitar a algunos conductores a ir más rápido, lo que redundará en un consumo superior. La conclusión es la misma de antes, depende de nuestro estilo de conducción. Si hacemos una conducción agresiva, el consumo será mayor con reprogramación que sin ella.

Otro interrogante habitual ¿hacer una reprogramación perjudica a la vida del motor? Aquí depende de cómo de agresiva sea la reprogramación. Lógicamente una modificación que aumente la potencia original un 50% será más perjudicial que una que la aumente un 10% porque estamos exigiendo más a la mecánica.

reprogramar un coche

La reprogramaciones estándar o stage1, suelen ser suaves y juegan con los márgenes de fábrica que ofrece el fabricante por lo que no tienen por qué afectar sensiblemente a la fiabilidad. Como mencionamos al hablar del consumo, buena parte del resultado depende del propio conductor: una conducción agresiva somete a un mayor estrés a la mecánica (con reprogramación o sin ella) y reducirá su vida útil.

Haciendo una reprogramación ¿se pierde la garantía oficial de fábrica del coche o tendremos problemas con la ITV o el seguro? La teoría es que sí. Pero tambien cabe decir que en el 90% de los casos, la reprogramación será indetectable tanto para la ITV como para el propio fabricante.

En la práctica es muy difícil tener algún problema en este sentido porque es prácticamente indetectable: no hay modificaciones físicas, sólo a nivel de software. En cualquier caso, cabe recordar que la reprogramación es reversible y siempre se puede volver a los parámetros originales si hace falta.